ColaBoraBora, primer encuentro Hondartzan en Eutokia. ¿Una Co-incidencia?

30 03 2011

Ayer tuvimos la oportunidad de participar en Eutokia de un «encuentro-reunión», el primero de un proceso en el que nos gustaría poder seguir participando.

 

Ricardo Antón compartiendo su visión del procomún

De la mano de AMASTÉ, escuchamos y charlamos en torno al procomún. Un primer encuentro en ql que nos reunimos una treintena de personas, con múltiples experiencias personales y profesionales y en el que intentamos llegar a una definición, más o menos «común» sobre el término. El procomún. Aparte de lo gratificante de conocer gente nueva con inquietudes y experiencias diferentes, tuvimos la oportunidad de desvirtualizar a personas que únicamente son amigas en las redes sociales; ahora seguimos siendo amigos en el mundo 2.0 y, cuanto menos, conocid*s en la vida 1.0.

 

La conclusión más importante que hemos sacado de este primer encuetro es que existe un gran número de personas y como consecuencia entidades y organizaciones que están buscando nuevas formas de relación y comunicación para poder desarrollarse de manera diferente y sostenible. La disposición existe, ahora solo queda mirar al entorno para conocer personas y organizaciones con las que compartir y colaborar. Esto porque se nos antoja difícil poder establecer relaciones importantes y fuertes sin un conocimiento previo; supongo que es algo cultural pero ocurre en la vida cotidiana, con los amig*s, con las parejas, en el trabajo, …

 

Creemos que cuando pensamos en procomún pensamos en macro y creo que con pequeños grupos y pequeñas acciones se pueden ir provocando pequeños cambios que, en cadena o de manera complementaria, conlleven a grandes cambios a favor de bien común.  Por supuesto cuando el término-concepto procumún se acerca al termino economía-dinero los nubarrones negros empiezan a nublar nuestras mentes abiertas al compromiso y a la colaboración. Creemos, sinceramente, que son conceptos perfectamente complementarios y que, también en lo referente al dinero, hay que ser claro y transparente cuanto se trata de colaborar y aportar al bien común, dejando en un segundo plano el «qué hay de lo mío».

 

En fin esperamos poder seguir participando, aprendiendo y compartiendo reflexión y acción en esta Hondartza de ColaBoraBora y en tantos otros «espacios» de encuentro.

 





Red y procomún para cambiar los modelos de relación.

6 05 2010

Estamos en un mundo globalizado e hiper especializado donde cada uno tiene un ámbito muy definido de trabajo y donde el conocimiento es una de las claves.
En este marco es donde el trabajo en red y el procomún cobran sentido claro. El trabajo en red, porque nos permite la posibilidad de realizar trabajos con competencias y capacidades que quizás nosotros no tenemos pero que los podemos usar para dar un mejor servicio.
El procomún aparece como un elemento de intercambio en este entorno de red. Los intereses son diferentes a los usuales, porque las capacidades de un conjunto en red se multiplican y así las posibilidades de trabajo. Así, ocurre que no siempre nos buscan directamente los clientes, sino que son otras empresas, personas o agentes los que nos buscan para desarrollar un trabajo. El interés cambia. Ya no es un interés exclusivamente comercial, existe un objetivo de colaboración y de aportación al conjunto que hasta ahora no existía.
Esto puede cambiar el modelo de relaciones entre organizaciones y personas y todo ello gracias a dos conceptos muy antiguos: el trabajo en red y el procomún.