En Francia la cultura genera más dinero que los automóviles o el lujo.

9 12 2013

Después de leer este artículo y sin parar a pensar en exceso, dos ideas sobrevuelan mi cabeza.

La primera tiene que ver con que aún viendo en lo que se ha convertido hoy en día la televisión, aún sigamos clasificándola entre las ICC. ¿En qué estamos pensando desde el propio sector? ¿Todo vale para engordar cifras? O ¿es que ya no sabemos como definir y mucho menos categorizar la TV dentro de los sectores económicos de actividad?

Por otra parte ¿en qué están pensando los gobernantes, los nuestros y los de otros sitios para apostar definitivamente en este sector que produce riqueza avalada por datos y por estudios rigurosos? ¿Por qué motivo no se invierte de manera sería, más allá de promesas y discursos biensonantes como en uno de los otros sectores mencionados en el artículo -el automovilístico- y posibilitar así la generación de economía y empleo directo e indirecto? Y relacionado con ésto último ¿para qué se encargan estudios, informes e investigaciones como la que da lugar a esta noticia si después no existe una intencionalidad clara y real de tomar decisiones valientes avaladas en las mismas?

Seguramente tenga que ver con nuestro nivel cultural y con equivocar el propio término cultura con un producto y no con un proceso mucho más profundo y general que el que abarca un sector de actividad económica; el que nos permite evolucionar como personas.