Rueda de prensa de presentación del Plan Estratégico Getxo Kultura

11 06 2014

Hoy hemos participado en la rueda de prensa de presentación del Plan estratégico Getxo Kultura que hemos elaborado de la mano del Aula de Cultura y con la participación de agentes culturales y ciudadanos del municipio.

Comienza ahora la fase de implementación del Plan, una labor ilusionante,  donde creadores, colectivos y agentes culturales del municipio y ciudadanía compartirán protagonismo con la consagrada oferta cultural promovida desde el Aula de Cultura.

 





En Francia la cultura genera más dinero que los automóviles o el lujo.

9 12 2013

Después de leer este artículo y sin parar a pensar en exceso, dos ideas sobrevuelan mi cabeza.

La primera tiene que ver con que aún viendo en lo que se ha convertido hoy en día la televisión, aún sigamos clasificándola entre las ICC. ¿En qué estamos pensando desde el propio sector? ¿Todo vale para engordar cifras? O ¿es que ya no sabemos como definir y mucho menos categorizar la TV dentro de los sectores económicos de actividad?

Por otra parte ¿en qué están pensando los gobernantes, los nuestros y los de otros sitios para apostar definitivamente en este sector que produce riqueza avalada por datos y por estudios rigurosos? ¿Por qué motivo no se invierte de manera sería, más allá de promesas y discursos biensonantes como en uno de los otros sectores mencionados en el artículo -el automovilístico- y posibilitar así la generación de economía y empleo directo e indirecto? Y relacionado con ésto último ¿para qué se encargan estudios, informes e investigaciones como la que da lugar a esta noticia si después no existe una intencionalidad clara y real de tomar decisiones valientes avaladas en las mismas?

Seguramente tenga que ver con nuestro nivel cultural y con equivocar el propio término cultura con un producto y no con un proceso mucho más profundo y general que el que abarca un sector de actividad económica; el que nos permite evolucionar como personas.





Participación arriba, participación abajo.

10 07 2012

Desde hace ya algún tiempo vengo rumiando con el concepto participación, con lo que significa y con el uso que, alegremente, hacemos uso del término.

Un amigo decía que más valía permanecer callado y parecer tonto que abrir la boca y disipar toda duda. Pues nada, esta vez toca parecer, porque callado no debo saber estar.

La participación a la que me referiré es la que tiene que ver con los procesos impulsados desde las instituciones públicas. Hay muchos aspectos a tener en cuenta cuando hablamos de participación, existen muchos grados en los procesos participativos, hay mucho camino por recorrer en cuanto a generar una verdadera cultura de participación, pero con todo esto y muchas otras cuestiones tomadas en cuenta, creo que el término participación se utiliza con demasiada ligereza en los procesos impulsados desde las instituciones públicas.

Estoy de acuerdo con la dificultad de abrir procesos a una masa importante de ciudadanía, en términos de plazo y de procedimiento o metodología. Pero no por ello debemos ceñirnos exclusivamente a un tipo de procesos muy deterministas y con muy poco nivel de vinculación en la toma de decisiones. Creo que los procesos participativos deben integrarse en los proyectos públicos [cuando se decida que sean participativos] desde la propia concepción del proyecto y no en momentos puntuales y sobre situaciones [pre]definidas por una de las partes.

¿Qué es lo que creo que ocurre? que ninguna de las partes está preparada para poner en marcha verdaderos procesos de participación. Porque estamos llenos de prejuicios, que no tienen nada que ver con la realidad, solo son eso, prejuicios. Porque no otorgamos la suficiente confianza a la otra parte como para poder poner en marcha proyectos comunes de manera colaborativa. Porque no asumimos nuestra responsabilidad en el conjunto de la ciudadanía, ni desde la sociedad civil ni desde las instituciones. Porque no tenemos una tradición en la que hayamos sido participes de la construcción de cuestiones de nuestro interés y porque hemos creído y creemos que hay cosas que nos tiene que venir dadas ya, no sé muy bien por parte de quien [en realidad lo sé -por parte del estado-, que por otra parte es muy fácilmente criticable, y en ocasiones con razón].

Creo que tenemos mucho camino por hacer pero, precisamente por eso, creo que debemos ir dando pequeños pasos en pos de integrar a personas en procesos de interés común, sin miedo, sin prejuicios, con la ilusión de que las personas que tomen parte en los procesos lo harán con la voluntad única y verdadera de aportar y teniendo claro que nunca lloverá a gusto de todos, pero provocando que quien quiera pueda participar, desde el principio y en igualdad de condiciones. Después las decisiones las tendrá que tomar quien las tenga que tomar, pero esto no supone ningún problema si el proceso es transparente y abierto. Y sino, quien no esté de acuerdo, que asuma su responsabilidad y que se ponga en el lugar de quien  toma las decisiones.

Creo que tomar parte activa en procesos públicos tiene mucho que ver con la madurez de una sociedad y en ese sentido creo que estamos en la etapa de educación infantil, lo digo en absoluto sentido positivo porque creo que tenemos un camino muy ilusionante por delante. Un camino que, por otra parte, nos toca a tod*s construir y esa es una responsabilidad individual, que podemos eludir pero no podemos culpar a nadie por no ofrecérnosla.

Me dejo muchas cuestiones en el bolsillo, pero tenemos tiempo por delante así que, de momento aquí lo dejo. A seguir aprendiendo.





Algunas reflexiones sobre lo visto y oído en Pública12

16 02 2012

ImagenLos pasados 26 y 27 de enero asistí a Pública 12 [Encuentros Profesionales de Gestión Cultural] que se desarrolló en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, organizado por la Fundación Contemporánea.

Desde entonces llevo queriendo escribir algunas impresiones y reflexiones sobre lo que allá ví y escuche pero, no soy capaz de [re]conocer por qué oscuro motivo he encontrado mil y una excusas para no hacerlo hasta este momento. Pero más vale tarde que nunca, así que allá vamos.

La primera impresión es que me pareció un éxito aquello de poder reunir a más de 500 profesionales en un evento. Como no podía ser de otra manera, uno de los trend topic del congreso fue la crisis, desde sus múltiples variantes y con todas sus consecuencias. En la mayoría de las ponencias a las que yo asistí se hablo de la crisis, del final de una era y del comienzo de una nueva. Y en este contexto de nueva era se habló, y bastante, de la nueva ley de mecenazgo.

Esto que, a priori, podría parecer algo con mucho sentido, algo coherente, es una de las cuestiones que más me está ocupando la cabeza.

Me explico, y voy a intentar ser breve; creo que la cultura no puede, ni debe, unicamente, financiarse desde el estado; más aún en los tiempos en los que nos está tocando vivir y en los que se avecinan. Creo esta financiación debe completarse y complementarse desde lo privado, desde las empresas y también desde las personas, pero también creo que esto no puede ser un elemento sustitutivo, sino algo complementario y sumatorio a lo que ya existe. Creo que sería un enorme error que, aprovechando esta coyuntura de crisis, se crea, creamos que la nueva ley de mecenazgo va a ser la solución a la financiación de la cultura, porque, simplemente, es mentira.

Creo que la cultura es más, mucho más, que un conjunto de servicios y productos. Creo que es un bien común y que, como tal, debemos mimarla y cuidarla para que evolucionemos como personas y como sociedad. No podemos limitarnos a pensar que cultura es, únicamente, un listado de actividades organizadas temporalmente por tal o cual institución, organización, entidad o empresa. Cultura es educación, son procesos de mediación, es investigación, es desarrollo, es progreso, es sostenibilidad. Es muchas cosas a la vez y es un elemento tractor de desarrollo de cualquier civilización; el único me atrevería a decir.

Finalmente, creo que los que nos autodenominamos “gestores culturales” debemos hacer autocrítica de cara a poder responder[nos] qué grado de responsabilidad tenemos en todo este complejo estado de las cosas, porque todos tendemos a echar balones fuera y creo que el verdadero cambio de era es ese en el que cada uno asume su responsabilidad en el conjunto; en el social, en el político, en el cultural, …

Pública 12 ha sido algo que me ha impactado, quizás sea inocencia, pero aún no soy capaz de saber qué sensación me ha dejado. Si la cuestión de introducir la Ley de Mecenazgo como una alternativa a la crisis en la financiación de la cultura ha sido algo premeditado desde la organización, me parece algo perverso y muy peligroso; precisamente por la capacidad de convocatoria que ha tenido y por el efecto multiplicador que este mensaje puede tener. La ley de mecenazgo no es la solución a la crisis económica en la cultura. No lo es. De lo contrario, si ha sido una cuestión no planificada creo que debería haberse cuidado mucho este aspecto para que en los más de 500 profesionales que acudimos no quedara el poso que quedó en mí, que quizás sólo ha quedado en mí; pero ha quedado.

Seguiré escarbando en mis sensaciones para poder llegar a conclusiones más claras.





Plataforma de proyectos.

1 02 2011

Una de las señas de identidad de Kultiba es el trabajo en red.  Nos gusta desarrollar proyectos, aprender, experimentar y sobre todo conocer ideas, iniciativas, inquietudes, tendencias, personas para poderlas aplicar en nuestro desarrollo profesional pero también, y fundamentalmente,  para poder interactuar y desarrollar acciones de manera conjunta.

Conscientes de la complejidad de la sociedad en la que vivimos, de la especialización de sectores, empresas y perfiles profesionales y a la vez de la necesidad de visiones y soluciones globales a problemas complejos y de múltiples orígenes y discplinas creemos en el trabajo que posibilites proyectos comunes, en muchos casos como única forma de poder desarrollarnos en el ámbito cultural.

En este contexto nos gustaría establecernos como una «plataforma» para el desarrollo de proyectos dirigidos a la sociedad. Para ello ponemos a disposición de personas y grupos [de diferente índole] nuestra infraestructura, conocimiento, experiencia, inquietudes, recursos y personas. Nuestro interés es poder desarrollar o colaborar en proyectos cuya posibilidad únicamente se da por unión de diferentes en un objetivo común. Poder recibir ideas y nuevas iniciativas desde fuera de nuestra propia organización, pero en las que podamos aportar desde diferentes aspectos; desde la cesión de espacios, recursos a la colaboración con personal propio. Las modalidades o posibilidades de colaboración se nos antojan casi infinitas.

Es nuestra forma de abrir nuestra organización al entorno [1.0 y 2.0] y de poder contribuir a la sociedad, además de con los proyectos con los que procuramos ganarnos la vida profesionalmente.

Nos gustaría poder recibir impresiones sobre lo que os parece esta iniciativa y si lo deseáis sugerencias o ideas que pudieran ser el germen para el desarrollo de un proyecto en colaboración.

A vuestra disposición.





KULTURA, CULTURA, CULTURE

17 08 2010





3 ideas sobre la participación

20 02 2010

Algunas reflexiones sobre la participación ciudadana, desde tres perspectivas diferentes: las personas, las empresas y la administración pública.

Estas ideas sirvieron como soporte en la intervención de Kultiba en el acto de presentación de la plataforma ciudadana «Colabora Bilbao» que se celebró el pasado sábado 20 de febrero en la sala de videoconferencias de ESIDE en la Universidad de Deusto.

http://prezi.com/1mvpoqryjlp2/3-ideas-sobre-la-participacion/





Video sobre el nacimiento de Kultiba

19 02 2010

Así nació Kultiba.

Seguramente no sea un acontecimiento de los que paran el mundo, pero para nosotr@s fue importante.  Nació el 19 de febrero. Fue un acto emotivo, intenso y en el que estuvimos los allegados más próximos.

Muy pronto la presentaremos en sociedad y la conoceréis tod@s.

http://vimeo.com/9579579





Nada es Original

1 02 2010

En tiempos donde se intenta que los intereses particulares y corporativos (e incluso aquellos inconfesables) primen sobre los comunes, y en que se pretende que Internet es una anomalía a corregir (incluso aplicando anomalías legales), es interesante recordar reflexiones como las de (tomada de The Golden Rules of filming y comentada por Nicolas Nova en Pasta & Vinegar:

Sigue el artículo en http://nomada.blogs.com/jfreire/2010/01/nada-es-original.html