KULTIBAndo ilusiones.

21 11 2011

Como de ilusiones, también,  se vive hemos decidido que una parte muy importante de nuestro trabajo lo vamos a dedicar a cultivarlas y trabajar duro para hacerlas realidad. Porque nos gusta vivir ilusionad+s y por que, además, las ilusiones son para hacerlas realidad.

No importa cuantas se cumplan o cuantas se pierdan por el camino. Lo importante es mantenerlas vivas y luchar por conseguirlas, porque en el camino, mientras intentas conseguir que tus ilusiones se hagan realidad suceden un montón de cosas. Y esas cosas solo son buenas.

Conoces nuevas personas, nuevos proyectos, se crean nuevas ilusiones y se genera un caldo de cultivo que posibilita que lo importante sea la ilusión y no tanto el resultado final.  De alguna manera te hace mirar las cosas de un modo diferente. En este camino, el de buscar hacer realidad las ilusiones, te das cuenta que el ego y el objetivo final no son lo verdaderamente importante, que no tienen importancia cuando se trata de perseguir ilusiones, que tus ilusiones tienen mucho que ver con las ilusiones de otras personas y que persiguiendo ilusiones puedes encontrar personas con las que poder desarrollar proyectos y trabajos en común, porque lo importante es mantener viva la ilusión y hacerla realidad. Puede que en el camino tu ilusión inicial se convierta en otra que puede no tener nada que ver con tu ilusión inicial pero que, de pronto, se convierte en una nueva ilusión que, además, puede tener que ver con la o las ilusiones de otras personas con las que perseguir hacerla realidad. ¿No es ilusionante?

Creemos en las ilusiones de las personas, en la capacidad que tenemos las personas de hacer realidad nuestras ilusiones y nos gusta trabajar ilusionados pensando que es posible trabajar de esta manera.

¿Será cuestión de actitud, de ignorancia, de atrevimiento o de inocencia?¿Tú qué opinas?





TÍPICOS Y TÓPICOS SOBRE EFICACIA, EFICIENCIA, PRODUCTIVIDAD Y ESAS COSAS IMPORTANTES.

18 08 2010

Ayer por la tarde en una conversación en torno a una mesa surgió, de repente, una conversación acerca de las formas de hacer las cosas que las personas tenemos. Alguien decía: «Mucho hablar para no decir nada», otro decía «peor es decir algo y no hacer nada». Evidentemente cada una de esas frases tenía una persona asociada en la mente del orador en cuestión.

He estado dándole vueltas a esta conversación y la verdad es que no sé que es «mejor» y que es «peor». Supongo que no existe algo que sea «lo mejor». Me explico: ¿es acaso mejor hablar mucho para no decir nada que decir algo para no hacer nada? ¿será acaso mejor decir mucho para no decidir nada? ¿o será mejor decidir algo que después no se ejecute? ¿o ejecutar algo son saber porqué ni para qué? ¿o ejecutar algo que después no valoramos?

Supongo que, como en todo, el sentido común y la responsabilidad tienen mucho que ver con acertar la respuesta a estas y otras muchas preguntas parecidas.

Además me veo reflejado en cada una de las preguntas, porque hay veces en las que hablo para no decir nada o casi nada [espero que ésta no sea una de ellas], hay veces en las que digo algo y no decido nada, hay veces en las que decido algo y no hago nada, etcétera, etcétera, etcétera…

Y como me está pareciendo que esto se alarga demasiado, no se si para decir algo coherente o no, lo dejo aquí y que cada quién haga con ello lo que considere oportuno.